La Bolsa de Valores para Dummies

bolsa de valores para dummiesClaridad Sobre la Terminología Cotidiana

Todo el mundo ha leído y escuchado hablar, recurrentemente, de las “Bolsas de Valores”, pero son pocos los que, realmente, saben de qué se trata, como funcionan, quienes pueden operar ante ellas, los niveles de ganancias o pérdidas que se experimentan y demás.

Dentro del ámbito de la bolsa de valores para dummies, será posible aprender, bajo nuestra guía, por supuesto, mucho de lo que es la complicada y “extraña” terminología bursátil.

La Terminología Especializada en las Bolsas Para los Principiantes e Inversores Novatos.

Existen términos que suenan algo complicados e incomprensibles, para la gran mayoría de los inexpertos en los temas bursátiles, como es el caso de “Fixin”, “obligaciones”, “CAC 40” y muchos otros más.

La bolsa es, realmente, un tipo de mercado financiero en el que los vendedores pueden vender (valga la redundancia) sus participaciones accionarias en una o varias empresas, a cambio de dinero que, a su vez, les servirá para llevar a cabo otras inversiones y, de esa manera, incrementar su patrimonio neto.

En otras palabras y utilizando una terminología más técnica, de lo que se trata es de financiar futuras inversiones.

La bolsa de valores para dummies es un escenario, en el que los compradores que adquieren esas participaciones de personas (naturales o jurídicas)  en las sociedades (empresas), se convierten en accionistas de estas.

Como contrapartida de esa inversión, estas personas reciben lo que se denomina en el argot empresarial/financiero, “dividendos”, que no son más, ni son menos, que una parte de los beneficios (utilidades netas, después de impuestos) obtenidos por la sociedad, que corresponde a la parte de la inversión realizada con las participaciones que han sido adquiridas.

Para apuntalar, aún más, la terminología, digamos que es necesario precisar que las participaciones de las que hemos estado hablando (o, mejor, “escribiendo”) se denominan “acciones” o, bien, “títulos bursátiles”, en el argot de las bolsas de valores, de los inversores, de los brokers y otros “actores” de este inmenso engranaje.

La Diferencia Entre las Acciones y los Índices Bursátiles Dentro de la Bolsa de Valores para Dummies.

Ya hemos descrito, muy sucintamente, lo que son las acciones. Veamos, ahora, en qué consisten los índices bursátiles. Estos índices sirven para mostrar la “salud económica” de las sociedades (compañías) que están inscritas en una bolsa de valores determinada.

En el caso específico del ya mencionado “CAC 40”, digamos que consiste, por situar un ejemplo, en informar acerca del resultado global de la Bolsa de Valores de París, una de las más importantes del mercado europeo.

Ahora, para calcular este índice, se deben tener en consideración los resultados de las cuarenta mayores sociedades (compañías) que cotizan en esta bolsa en particular.

Mencionábamos atrás, el tema de los “actores” que participan en los mercados financieros bursátiles.

En un principio, cabe distinguir o, bien, establecer una especie de clasificación dual, para diferenciar los dos actores principales “del reparto”: de un lado, los “demandantes” y, de otra parte, los “ofertantes u oferentes”.

En lo que respecta a los primeros, dentro de la bolsa de valores para dummies, podemos decir que se trata, generalmente, de las empresas y del Estado o, bien, de ciertas entidades estatales.

Se trata de demandantes que emiten títulos, con la finalidad de capitalizarse para cumplir (supuestamente) con sus tareas sociales, macroeconómicas, de servicios públicos, de mantenimiento del sistema judicial y mucho más.

En lo que respecta, a su vez, a las empresas, los capitales sirven, como ya lo analizábamos atrás, para financiar su actividad, al tiempo que los títulos que emiten son “acciones”. Para los Estados, los capitales recibidos por la emisión de títulos sirven para financiar el gasto público y evitar, de esa manera, que el llamado “déficit fiscal” se agudice.

Los “Oferentes” Dentro del Engranaje de las Bolsas de Valores.

En lo atinente a los “oferentes” (dentro de la clasificación dual que propusimos atrás), digamos que, por sustracción de materia, son los compradores de los títulos a los que hemos hecho alusión.

Los oferentes pueden ser empresas, particulares (personas naturales-autónomos), bancos, otro tipo de entidades financieras o, bien, los famosos y poderosos Fondos de Inversión.

De otro lado, anotemos que es muchísimo lo que se ha escrito y hablado sobre el tema de las fluctuaciones de las cotizaciones de los títulos bursátiles (que, tengamos en cuenta, no son lo mismo que los “índices bursátiles” ya explicados someramente).

En el ámbito de la bolsa de valores para dummies, aclaremos e instruyamos a nuestros clientes, que los títulos con adquiridos por los oferentes, a cambio de participaciones (acciones) en la empresa que emite, para cobrar dividendos.

Sn embargo, anotemos que estos oferentes pueden, además, vender sus títulos con el fin de obtener un beneficio inmediato (lo que no es seguro en un 100%).

Para terminar de momento, aclaremos que la bolsa de valores para dummies no es una bolsa de valores en sí, en el que pueden operar e invertir los principiantes. Este concepto lo hemos acuñado, más bien, para denotar que existen conceptos sobre las bolsas que deben ser aclarados a los más inexpertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *